¿Por qué hay muchas personas valientes que traen puntos débiles a la hora de actuar?

Si no hay CONVICCIÓN de CREER EN TI, ¿cómo quieres que otros lo hagan?

Diariamente veo a jóvenes en especial, decididos, valientes, alegres y con sueños/anhelos que únicamente ellos los pueden tener. Pero a la hora de actuar, de tomar acción, se echan para atrás, con dudas insignificantes.

Conozco también a personas adultas, cargadas de experiencia; con maletas de recuerdos que pesan más a la hora de tomar una nueva decisión.

Una de ellas, fui yo, indiscutiblemente. Pese a mis razonamientos, criterios lógicos o estrategias grandilocuentes… ¡nuevamente erraba!

¿Qué pasa? fue la pregunta. Créeme, no entendía no hostia.

Tras años de vivir una montaña rusa de emociones; de pagar boletos de ida en el tren de la vida y bajar en paradas completamente desconocidas, arribé a una conclusión: ¿CREO EN LO QUE HAGO?

Ya puedes imaginar, para ti hay un paisaje tan claro como el sol de mediodía. No, me creía no tampoco creía en las acciones que ejecutaba. No las creía posibles… eran disparos al aire.

Luego de un acontecimiento muy doloroso, clamé: ¡basta!

Puse en un gran tamiz esas acciones y fui recogiendo lo verdaderamente valioso que atravesó el entretejido de mi “sentido común”

¡¡Vaya sorpresa!! no fue nada común.

Comprendí el meollo de mis fracasos y dolores: no tenía FE EN MI MISMA.

Como dicen, las lenguas callejeras: “ni ella misma se cree”

Los resultados están a la vista. La alegría por vivir es plena.

¿Lo haces tú?

Pin It on Pinterest

Share This

Compartelo con tus amigos!

¡Te invito a suscribirte!

Descubre el mundo maravilloso de la PNL

Mi nombre es Magdalena y el tuyo?

¡GRACIAS! Te acabo de enviar un Email, revisa todas tus bandejas de entrada y agrégame ya mismo a tus contactos principales (info@magdalenaortizd.com) para que no te pierdas la informacion que tengo para ti