En los círculos sociales donde hombres y mujeres, tienen como meta, bajar de peso, el efecto rebote es el más temido enemigo.  

Muchas veces las personas que deciden hacer una dieta X, entran en un proceso casi siempre igual. En primer lugar la siguen la pie de la letra o con rigor en los primeros días. Luego se convierte en una especie de rutina, es decir   cumplen  con todo lo estipulado y finalmente logran su objetivo: consiguieron rebajar esos 5, 8 o10 kilos demás. Experimentan entonces un sentimiento de enorme regocijo.La satisfacción es fabulosa, pero al cabo de pocos días aparece el enemigo, el efecto rebote.   

¿Qué es? Volver al peso original y a veces, mayor aún.  

Quedaron por los suelos los esfuerzos, sacrificios, abstinencias. El peso comienza a subir aceleradamente, rompiendo las barreras del miedo, que furioso ataca sin piedad. 

En situaciones como ésta, querido lector/a es imprescindible re- verte en esa condición de  “efecto rebote”  Dicho en otras palabras, es necesario que formes una nueva imagen de ti. ¿Cómo lo hago?. es la pregunta que te asalta.  

La PNL tiene recursos que descubren en realidad, el gran poder que tienen tus palabras en cada proceso que vivas. Es conocido el paradigma que reza: Las palabras tienen poder. Cuando ejercía mis funciones de Maestra en una Universidad de Quito, Ecuador, no sólo que lo había oído, sino también que lo había dicho y enseñado con frecuencia en mis clases de Lingüística. 

Aceptar que cada palabra que proferimos, es básicamente una unidad de poder, es fantástico. Tomar consciencia de que cada palabra que sale de la boca, está cargada de energía, para realizar efecto en el mundo, es sencillamente formidable.   

Las palabras contienen la fuerza más poderosa que posee la humanidad.  

Podemos elegir utilizar su fuerza constructivamente con palabras de aliento, o destructivamente utilizando palabras negativas.  

Las palabras poseen la energía y el poder con la habilidad de ayudar, de sanar, de obstaculizar, de dañar, y de humillar 

– Yehuda Berg  

Con la palabra podemos hacer que otros tomen decisiones, cambiar su actitud e incluso hacerles creer algo imposible, tanto bueno como negativo. Por lo tanto, si es posible en otros, lo es más en ti, en mí.  

En otros términos, cuando comenzaste y estuviste realizando la dieta:  ¿que te dijiste? de hecho partiste de la carencia. Tus juicios fueron posiblemente: -no me veo bien- -qué gordo/a estoy- -me avergüenzo de mi figura- etc.  

¿Por qué es carencia? Porque careces de las imágenes de verte bien, de no tener una buena figura y de no sentir orgullo por ti mismo/a. No somos conscientes del mal uso que le damos a nuestra palabra, y de los graves resultados y daño que podemos hacernos.

Desde la PNL, insistimos en los Diálogos Internos como fuente de dolor y maltrato.

 

Dolor porque sabes muy dentro de ti, que tu figura no es lo que deseas tener. Maltrato porque el sólo hecho de juzgarte del modo que lo haces, no te lo mereces.

Posiblemente has visto unos muñecos llenos de aire que permanecen erguidos a causa de un ventilador colocado en la parte inferior de su estructura. Observa, si les aplicas tensión de un lado, ceden… pero vuelven a estar en pie y erguidos. Pues esa es la clave para vencer el efecto rebote.  

Si antes de iniciar un dieta, una meta, un sueño, crees firmemente que vas a pasar por presiones que harán que te inclines de un lado u otro, PERO tienes la capacidad de volver a enderezarte; ningún efecto rebote será poderoso para ti. 

“Porque aunque caiga siete veces, otras tantas se levantará” Proverbios 24:16. Vuelve a leer este proverbio!! Allí encuentras sabiduría sustentable. ¿Por qué puede levantarse el personaje aludido? Porque en su mente, vez tras vez, hay un dialogo interno firme: 

1.- “Quiero conquistar” 

2.- “Lo puedo hacer” “Lo alcanzo” 

3.- “Lo voy a hacer”   

Personalmente he sucumbido a muchas derrotas. No sólo que me sentí derrotada, sino que el miedo por intentar de nuevo era persistente. Cuando entendí claramente que YO, tengo el poder de DECIDIR, sobre lo que PIENSO; la ACCIÓN ES INMEDIATA Y PERMANECE.  

Esos diálogos internos precisan ser cambiados de forma inmediata, si tu sueño es lograr tu propósito. Aquí te doy una estrategia “que SI funciona”. Toma un pedazo de papel y escribe esta DECLARACIÓN. 

Por 10 días consecutivos, lee lo que escribiste tantas veces desees. Lo maravilloso es que al “decirlo” en tu pantalla interna, en tu mente, a manera de corto metraje, vas a verte haciendo las actividades que debas hacer.   

Añade emociones de satisfacción, alegría, plenitud, ganancia, éxito. Este no es un simple truco a la mente, sino un efectivo y poderoso instrumento para “re-verte” (verte otra vez, de forma distinta). PRUÉBALO!!  

Puedes también probar con crear imagen de ti, tal como te quieras ver. Busca en tus recuerdos, alguna foto en la cual te veas muy bien, es irrelevante si es de cuando tu fuiste un niño o niña.  Ponla en una pared que no tenga ningún otro adorno. Una pared de un metro cuadrado o más, usando el espacio del centro. 

Por repetidas veces al día, párate frente a ella y eleva tus ojos a la derecha, lo más alto que puedes. Cierra tus ojos y rediseña la foto, re-edita la foto, es decir esa figura hazla en tiempo presente (Es así como te quieres ver)  

Abre los ojos y visualiza esa imagen en lo alto. Abre tu mano derecha y toma esa re-edición. Cierra tu puño e inmediatamente baja a la altura de la foto y lanza esa re-edición sobre la foto de tal forma que “lo puedas ver”. Repite algunas veces más.  

Te recuerdo que en la repetición está la maestría.  

He visto una y otra vez, resultados exitosos. No sólo en cambio de figura, sino en otros aspectos como cambio de actitud, de malestar, de humor, etc.  

Insisto PRUÉBALO!! 

Deja tu comentario o tu inquietud. Gustosa te respondo. FELICIDADES. 

Maguita 

Pin It on Pinterest

Share This

Compartelo con tus amigos!

¡Te invito a suscribirte!

Descubre el mundo maravilloso de la PNL

Mi nombre es Magdalena y el tuyo?

¡GRACIAS! Te acabo de enviar un Email, revisa todas tus bandejas de entrada y agrégame ya mismo a tus contactos principales (info@magdalenaortizd.com) para que no te pierdas la informacion que tengo para ti