Igual que tú, muchas veces he escuchado comentarios negativos de personas que no están presentes. Una reunión de amigos, un acto social o académico y aun las redes sociales, son buen caldo para esos chismes 

No es nuevo, lleva miles de años existiendo, este triple filtro que enseñó Sócrates
en la brillante época griega. El relato tiene estos términos.

Un día Sócrates y un conocido entablaron esta conversación: 

Comenzó el conocido – ¿Te cuento lo que escuché acerca de tu amigo?

– Espera… espera un rato- dijo Sócrates- Antes de decirme cualquier cosa, quisiera que pasaras un pequeño examen. Es llamado el examen del “Triple filtro.” 

– ¡Triple filtro! Exclamó sorprendido el conocido. 

– Si, efectivamente, contestó Sócrates. ¿Estás absolutamente seguro de que lo que vas a decirme es cierto?. 

– No, realmente solo escuché sobre eso y… 

– Entonces realmente no sabes si es cierto o no. 

-¿Es algo bueno lo que vas a decirme de mi amigo? 

-No, por el contrario… 

– Entonces…Tú deseas decirme algo malo sobre él, pero no estás seguro de que sea cierto. 

-¿Será útil para mí lo que vas a decirme de mi amigo? 

– No, realmente no. 

– Bien -concluyó Sócrates-, ¿si lo que deseas decirme no es cierto ni bueno e incluso no es útil, por qué decírmelo? 

Sabias palabras, de tan ilustre maestro, hoy cobran capital vigencia.  

Diariamente, “luchamos” por vivir satisfactoriamente. He tomado en múltiples ocasiones, estos tres filtros, realmente poderosos, para evitar “meter basura” en mi mente y corazón. 

Sin embargo, cuando de chisme se trata, muy pocas veces he podido detener el chisme sin producir o resentimiento o cólera de quien intenta trasmitirlo. 

De todos modos, al practicar usar estos filtros, creé un antecedente para futuras conversaciones. Y aquí reside la valioso de esta historia atribuida a Sócrates. 

Te cuento que evito “meter basura” en mi mente porque es una decisión de mi parte. ¿Sabes por qué lo hago? Simplemente porque deseo tener paz, alegría, gozo, buen ánimo, etc.    

Este es un punto fundamental en la vida de las personas felices. Tomar decisiones que las lleven a conservar su salud mental, emocional y psíquica. 

Cada persona posee dentro de sí una parte de la verdad, pero a menudo sólo puede descubrirla con ayuda de los otros. Por lo tanto, mi interacción con mis amigos, familiares, compañeros o conocidos, mantiene mi tesauro lingüístico en buena forma. Este tesoro de palabras no están solas; cada una de ellas tiene como respaldo de su existencia, una imagen, un sonido, un olor, un movimiento, un sabor.  

La Programación Neurolingüística hace hincapié en la presencia maravillosa de estas zonas Visuales, Auditivas y Kinéticas en la construcción de los mapas mentales. Mapas mentales que son exclusivamente originales y magistralmente únicos.  

Te explico un poco más. El paradigma más conocido de la PNL es:el mapa no es el territorio 

A lo largo de cada vida, se construyen innumerables mapas de las experiencias vividas. Por ejemplo, eres testigo de un accidente de tránsito. Fue presenciado por varias personas. Cuando 

los miembros de la Policía acuden a recabar información de los “testigos presenciales”, cada uno da su propia versión. La Policía sabe que jamás coinciden en una sola versión. Hay detalles que para unos fueron evidentes, pero que para otros fueron prácticamente ciegos.  

Mira con atención esta foto. Hay un solo gato, sin embargo para la chica significa tenerlo con amor cuidado. Quiere trasformarlo en su mascota. Para el hombre, avisora en el gato su mejor aliado en la conservación de su despensa, fuera de roedores. En su héroe.  

Entonces regresando al tema de este artículo, depende de mí qué denotación doy a las palabras que ingresan a mi tesauro lingüístico.   

Aquí te comparto una magnífica estrategia para seleccionar los ingredientes de tu futuro mapa. 

Si al conversar con la persona que habla mal de otra y la miras directamente al entrecejo, asumes una posición casi igual que ella/él (es lo que decimos “reflejar”) de ese modo tu interlocutor “siente” que estás intensamente compenetrado en su relato. Le estás dando valor.  

A medida que escuchas y con cada filtro cambias el tono de tu voz y suavizas los movimientos de tus manos, por ejemplo; la conversación llegará a ser muy enriquecedora por partida doble.  

 Tu amigo/a va a aprender una hermosa lección y tú no perderás su amistad. La PNL te abre un camino mejor para una más efectiva y dinámica relación con todos.  

La sabiduría de Sócrates entonces no será en vano.  

Resumiendo, usar los tres filtros de esta historia de Sócrates, va a adiestrarte en ser “buen escuchador”  No sólo en un oyente. Escuchar es enriquecedor y valioso tanto para ti como para tu amigo. Ir más allá de únicamente oír, te convierte es una persona buscada y estimada. 

Es una cualidad que hoy por hoy, es escasa.  

Luego, a medida que logres intercalar estos tips en tu intervención, fomentará en tu mente la costumbre de calificar cuanto escuchas. Podrás discriminar efectivamente, lo que puedes atesorar y desechar definitivamente lo que no te conviene. 

ES UNA INMENSA GANANCIA.

Deseo conocer tu opinión al respecto, cada palabra que escribas en el lugar indicado abajo de este artículo, me será de inmenso valor para mi. Hazlo por favor. Gracias anticipadas.  

Maguita 

Pin It on Pinterest

Share This

Compartelo con tus amigos!

¡Te invito a suscribirte!

Descubre el mundo maravilloso de la PNL

Mi nombre es Magdalena y el tuyo?

¡GRACIAS! Te acabo de enviar un Email, revisa todas tus bandejas de entrada y agrégame ya mismo a tus contactos principales (info@magdalenaortizd.com) para que no te pierdas la informacion que tengo para ti